Los comienzos de Camouflage representan un viaje personal de descubrimiento en muchos sentidos. Las ideas, las composiciones, los arreglos, el sonido y, sobre todo, la cuestión técnica del proceso de grabación: todo esto era un terreno completamente nuevo para mí. Enfrentarse a la composición y a la ingeniería de estudio sin ningún tipo de formación ni orientación profesional implica una gran cantidad de pruebas y errores y, sobre todo, mucho tiempo. Todos los minutos que tenía libres los pasaba con nuestros sintetizadores y equipos de grabación. Cada maqueta, cada intento de imitar el sonido de un disco o un aparato favorito, se ajustaba al mantra de "aprender haciendo": equipos sin función de memoria, el zumbido constante de cables y alambres baratos (¡la soldadura es una habilidad imprescindible!), casetes que suenan mal (que han sido grabados varias veces, por supuesto), un saludable grado de exceso de confianza (¿quién necesita un Fairlight CMI?) o los frecuentemente impredecibles caprichos de la tecnología analógica con el presupuesto de un estudio casero, así que hubo muchas lecciones que aprender. La mayoría de los temas de este álbum se grabaron con una grabadora de casetes estéreo básica (2 pistas). La configuración del estudio era más o menos la siguiente: un ordenador de batería (sin Midi) y un secuenciador conectados entre sí y sincronizados rítmicamente. Yo creaba secuencias melódicas y ritmos y solía transponerlos al tono deseado manualmente, utilizando los teclados. Además, se tocaban otros instrumentos en directo. Posteriormente la suma de todas las fuentes de sonido, se unía en una especie de "grabación en directo" con la ayuda de una mesa de mezclas. Un solo error significaba tener que volver a empezar. Reconfigurar muchos de los sonidos una vez ajustados los controles era un proceso penoso. Acabé con montones de casetes, a menudo con versiones y variaciones aparentemente interminables de la misma pista.
Los comienzos de Camouflage representan un viaje personal de descubrimiento en muchos sentidos. Las ideas, las composiciones, los arreglos, el sonido y, sobre todo, la cuestión técnica del proceso de grabación: todo esto era un terreno completamente nuevo para mí. Enfrentarse a la composición y a la ingeniería de estudio sin ningún tipo de formación ni orientación profesional implica una gran cantidad de pruebas y errores y, sobre todo, mucho tiempo. Todos los minutos que tenía libres los pasaba con nuestros sintetizadores y equipos de grabación. Cada maqueta, cada intento de imitar el sonido de un disco o un aparato favorito, se ajustaba al mantra de "aprender haciendo": equipos sin función de memoria, el zumbido constante de cables y alambres baratos (¡la soldadura es una habilidad imprescindible!), casetes que suenan mal (que han sido grabados varias veces, por supuesto), un saludable grado de exceso de confianza (¿quién necesita un Fairlight CMI?) o los frecuentemente impredecibles caprichos de la tecnología analógica con el presupuesto de un estudio casero, así que hubo muchas lecciones que aprender. La mayoría de los temas de este álbum se grabaron con una grabadora de casetes estéreo básica (2 pistas). La configuración del estudio era más o menos la siguiente: un ordenador de batería (sin Midi) y un secuenciador conectados entre sí y sincronizados rítmicamente. Yo creaba secuencias melódicas y ritmos y solía transponerlos al tono deseado manualmente, utilizando los teclados. Además, se tocaban otros instrumentos en directo. Posteriormente la suma de todas las fuentes de sonido, se unía en una especie de "grabación en directo" con la ayuda de una mesa de mezclas. Un solo error significaba tener que volver a empezar. Reconfigurar muchos de los sonidos una vez ajustados los controles era un proceso penoso. Acabé con montones de casetes, a menudo con versiones y variaciones aparentemente interminables de la misma pista.
4015698205848

Details

Format: Vinyl
Label: BUREAU B
Rel. Date: 07/23/2021
UPC: 4015698205848

Demo Tapes 1984-86
Artist: Heiko Maile
Format: Vinyl
New: Available $25.98
Wish

Available Formats and Editions

DISC: 1

1. Beat For Ikutaro (Tape 52)
2. Vega Drive (Tape 13)
3. Heizungskeller (Tape 66)
4. Ear Piercer (Tape 48)
5. Murky Water (Tape 02)
6. Floating Bottles (Tape 04)
7. Spoken Letter (Tape 75)
8. Wavy RX (Tape 57)
9. Nachtspaziergang (Tape 40)
10. Grandma's Kitchen (Tape 29)
11. Steam Engine (Tape 40)
12. Bike Spokes (Tape 02)
13. Fernsprecher (Tape 75)
14. Submarines In Space (Tape 07)
15. Film Drei (Tape 09)

More Info:

Los comienzos de Camouflage representan un viaje personal de descubrimiento en muchos sentidos. Las ideas, las composiciones, los arreglos, el sonido y, sobre todo, la cuestión técnica del proceso de grabación: todo esto era un terreno completamente nuevo para mí. Enfrentarse a la composición y a la ingeniería de estudio sin ningún tipo de formación ni orientación profesional implica una gran cantidad de pruebas y errores y, sobre todo, mucho tiempo. Todos los minutos que tenía libres los pasaba con nuestros sintetizadores y equipos de grabación. Cada maqueta, cada intento de imitar el sonido de un disco o un aparato favorito, se ajustaba al mantra de "aprender haciendo": equipos sin función de memoria, el zumbido constante de cables y alambres baratos (¡la soldadura es una habilidad imprescindible!), casetes que suenan mal (que han sido grabados varias veces, por supuesto), un saludable grado de exceso de confianza (¿quién necesita un Fairlight CMI?) o los frecuentemente impredecibles caprichos de la tecnología analógica con el presupuesto de un estudio casero, así que hubo muchas lecciones que aprender. La mayoría de los temas de este álbum se grabaron con una grabadora de casetes estéreo básica (2 pistas). La configuración del estudio era más o menos la siguiente: un ordenador de batería (sin Midi) y un secuenciador conectados entre sí y sincronizados rítmicamente. Yo creaba secuencias melódicas y ritmos y solía transponerlos al tono deseado manualmente, utilizando los teclados. Además, se tocaban otros instrumentos en directo. Posteriormente la suma de todas las fuentes de sonido, se unía en una especie de "grabación en directo" con la ayuda de una mesa de mezclas. Un solo error significaba tener que volver a empezar. Reconfigurar muchos de los sonidos una vez ajustados los controles era un proceso penoso. Acabé con montones de casetes, a menudo con versiones y variaciones aparentemente interminables de la misma pista.